Cómo estimular el punto G femenino

Conociendo los beneficios de salud que ofrecen los orgasmos, muchas mujeres han hecho grandes intentos para encontrar su punto G.

Sólo una de cada cinco mujeres llega al orgasmo con la penetración, ello no implica que estas pocas afortunadas tengan algo extraordinario en la química de su cuerpo. Diversos estudios demuestran que la estimulación del clítoris abre la puerta al misterioso punto G y por ende a explosivos orgasmos.

Aunque los resultados de estos estudios no dan en el clavo ya dejan dudas sobre la verdadera posibilidad de conseguir orgasmos vaginales y del punto G. Entonces, ¿el punto G es real? y ¿es la clave de orgasmos sísmicos?

Pareja teniendo un romance

¿Qué es el Punto G?

Mucho se ha comentado sobre el mítico punto G en las mujeres y de las potentes experiencias sexuales y orgásmicas que puede desatar. Dentro de los rumores, hay algunos hechos cruciales que debes saber. El punto G fue descrito por primera vez en los años 50 por el Dr. Ernst Grafenberg, quien lo definió como una “zona erógena distinta súper sensible” alrededor de la pared vaginal anterior, que recorre la uretra. Más tarde, la Dra. Beverly Whipple lo nombró “punto G” (epónimo del Dr. Grafenberg), después de descubrir que un movimiento de dedos de “ven aquí” dentro de la vagina genera una respuesta física distinta en una mujer.

El punto G en realidad no es un punto fijo, sino una parte de la red del clítoris. Se ha descubierto que el clítoris es mucho mayor de lo que se ha pensado, y el punto G es una parte integral de la anatomía del clítoris. Éste se extiende más allá de los tejidos conectivos de los labios internos, como diez centímetros, en una estructura de tejido conocida como “raíces”. Sin embargo, el punto G en realidad varía de mujer a mujer, motivo por el cual ha generado tanto misterio.

Una pareja feliz en Africa

El Orgasmo del Punto G

La estimulación del clítoris puede conducir al orgasmo. Sin embargo, los orgasmos que resultan de la estimulación del punto G difieren en intensidad y sensación placentera de los generados por la estimulación del clítoris. Puesto que generalmente se cree que el punto G está ubicado a lo largo de la pared frontal de la vagina y alrededor de la raíz del clítoris, el orgasmo del punto G se solapa con los orgasmos vaginales y del clítoris.

Según investigaciones científicas y anécdotas, el orgasmo del punto G difiere de los orgasmos vaginales y del clítoris en el sentido de que la sensación placentera del orgasmo del punto G se origina desde los músculos del piso pélvico, mientras que la estimulación del clítoris conduce a efectos de tentación. También, diferentes partes del cerebro se activan de distintas maneras durante los diversos tipos de orgasmos.

La estimulación del punto G se procesa en una parte diferente del cerebro a través de cuatro distintas vías neuronales que inervan la vagina, la cérvix y el clítoris. Durante la estimulación del punto G, las actividades del nervio Vago reemplazan a las de la médula espinal, para que incluso los pacientes con lesiones y disfunciones en la médula espinal puedan aún experimentar un placer inmenso.

Cómo Identificar el Punto G

Ahora que tienes mayor conocimiento sobre el punto G y sus mecanismos, puedes llegar a localizarlo con mayor facilidad. El punto es diferente en cada mujer, pero se puede encontrar tanto en la actividad sexual en pareja como en la auto-exploración.

Descubrir el punto G en pareja

Relación Sexual en Pareja

Encontrar el punto G mediante la actividad sexual en pareja requiere buena comunicación, trabajo en equipo y confianza porque hay mucho por experimentar. Cuando la mujer se recuesta sobre su espalda, completamente relajada y excitada, su pareja sexual puede insertar un dedo en la vagina en lo que debería parecer un intento de alcanzar su ombligo, con el fin de encontrar la codiciada zona.

La pareja también puede jugar rítmicamente con las paredes superiores de la vagina usando dos o tres dedos. La pareja sexual debe buscar las áreas que se sientan más gruesas y firmes en la vagina, y preguntar a la mujer. Y puesto que los tejidos en esa zona son súper sensibles, es mejor hacerlo suave, lenta y rítmicamente, mientras se observan las reacciones físicas de la mujer.

Auto-exploración

Lo primero que debes saber sobre encontrar el punto G mediante la autoexploración es que tener un sentimiento de ansiedad e inquietud es un mal inicio, por lo que necesitas lograr una tranquilidad absoluta a medida que avanzas. Puedes comenzar acariciando suavemente la parte exterior de la vagina, preparándote para insertar tus dedos o juguetes sexuales. Y luego inserta tu dedo o juguete sexual con un empuje hacia arriba, similar a un “ven aquí”. Recuerda que buscas el punto correcto, por lo que necesitas repetir este movimiento en esa zona hasta que encuentres lo que te dé más placer.

Las Mejores Posiciones Sexuales para Encontrar el Punto G

Hay ciertas posiciones sexuales que incrementan la posibilidad de la estimulación del punto G. Las mejores son las que le dan a la mujer mayor control sobre la profundidad, ritmo y ángulo de la penetración. Estas son tres de esas posiciones:

Vaquera

Con el hombre recostado boca arriba, la mujer se coloca encima de él. Allí, la mujer tiene mayor control sobre los movimientos y puede experimentar con la profundidad, ángulo y velocidad para explorar su punto G. Ella puede intentar moverse hacia adelante y hacia atrás, girar y otras combinaciones, estimulando la pared vaginal interior para encontrar el punto G.

Pareja disfrutando d aun día en el mar

Amantes Entrelazados

Para esta posición, la pareja se recuesta de lado, viéndose uno a otro. La mujer desliza su pierna sobre el cuerpo del hombre, buscando entrelazarla desde el pecho del hombre hasta sus pies, mientras él la penetra. Para aumentar la intensidad, ella puede apretar sus piernas para aumentar la estimulación del clítoris o guiar las piernas del hombre entre sus piernas para permitir mayor presión de la piel alrededor del hueso pélvico.

Posición Cerrada del Misionero

En este caso la mujer se recuesta boca arriba en la clásica posición del misionero y luego cierra las piernas, mientras su pareja se sienta a horcajadas sobre ella y la aprieta con sus piernas. Esto permite un estimulación intensa con penetración profunda y también permite un contacto más estrecho, aumentando el nivel de estimulación en el punto G para incrementar la posibilidad del orgasmo.

Conclusiones

A pesar de la desinformación y malas interpretaciones sobre el sexo y el orgasmo, algo sigue siendo cierto: cuando quieres aprovechar tu vida sexual al máximo, hay varias cosas, incluyendo la anatomía y química de tu cuerpo, que pueden intervenir conjuntamente para ayudarte a lograr tus metas. Sin embargo, no hay una única estrategia para tener una vida sexual satisfactoria. Necesitas encontrar qué funciona mejor en tu caso a través de la experimentación, la paciencia y la consistencia.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Luxor Madrid